Articulos
Comments 5

Entrada a Clases

Recuerdo que desde que estaba embarazada supe que quería enviar a mi hijo a un guardería un par de días por semana, de hecho en el momento hablaba de un día a la semana por un para de horas. Recuerdo que al comentarlo con algunas personas, me dijeron que me esperara al momento de tenerlo conmigo para ver si aun pensaba lo mismo. Bueno, llegó Mateo a nuestro mundo y la idea de que fuera a una guardería no cambio para mi,ni para mi esposo.

 

Esta decisión la tomamos en cuenta considerando que aunque es mas complicado para mi (trabajo medio tiempo y debo pasar a dejarlo en la mañana y luego al medio día ir por El), también es una oportunidad que le estoy dando de compartir con otros niños, porque a pesar de que vivimos en un Condominio en donde hay mas niños, Mateo no esta en edad de salir a jugar con ellos. Así mismo también considere el hecho de que aunque la muchacha que nos ayuda lo cuida tan bien como lo hacemos nosotros y lo quiere montones, ella esta ocupada en el oficio de la casa y no puede pasar todo el rato enfocada 100% en El.

Se que se nos va a enfermar mas frecuente, así como que debo alistar la fruta y la leche para que lo tome en la guardería, o que podría incluso que le lleguen a pegar los piojos (según me han contado que puede pasar); y realmente tengo presente eso y muchas otras situaciones mas que podrían llegar a ocurrir, pero al menos en nuestra familia nos gusta la decisión, apenas lleva una semana y realmente hemos visto como quiere pasar mas tiempo sobre la pancita para gatear (los otros compañeritos de El gatean), así como llega a la casa toma su almuerzo y rápidamente quiere tomar una siesta.

Apesar de que era algo que queríamos, fue vacilón por que luego de dejarlo en su aula e ir en el carro y llamar a mi esposo para contarle como nos fue, se me salían las lagrimas y no fue que me sintiera triste o nada simplemente se me salieron al hablar del tema. Es asombroso como cambia la vida y como hay sentimientos que no se pueden explicar pero que están ahí muy latentes dentro de uno. Les comparto unas fotografías de ese primer día tomadas con mi celular. (Ah y por cierto la fotografía de la portada es la merienda que lleva). img_7329

img_7324

img_7316

 

5 Comments

  1. Tranquila suele pasar, yo antes de ser madre pensaba “que exageradas” las madres que se me echaban a llorar cuando me dejaban a los niños en el cole. Una vez fui madre lo comprendí mucho mejor, también se me salto alguna lágrima en especial algún día que se quedo llorando.

    En cuanto a los piojos, es muy habitual, es cierto, pero nada que no se pueda resolver. Aquí te dejo una entradita que hice sobre el tema.

    https://yentoncesmeconvertienmama.wordpress.com/2016/04/15/oh-no-piojos/

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s